Playa de Santa Marianita, provincia de Manabí

Playa de Santa Marianita, provincia de Manabí. Fotografía: Luciana Basantes

Inicio » Cuidado del ambiente » La migración de los peces, el primer efecto del calentamiento del océano

La migración de los peces, el primer efecto del calentamiento del océano

Cuéntale a alguien

Por Cristina Márquez

La temperatura superficial del mar en el área 1+2 (Ecuador y norte de Perú) sigue anómala.

Para esta época del año se esperaban corrientes de hasta 24 grados, pero todas las estaciones del Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) registran valores entre los 27 y 28 grados.

Las causas del calentamiento están en discusión. Un grupo de académicos lo atribuye a causas naturales, otro cree que la acción humana y el cambio climático están haciendo mella en los océanos.

El primer efecto del calentamiento del mar es la migración de varias especies de peces que buscan corrientes más frías. El atún, la sardina, el bacalao, el arenque y el pez espada fueron los primeros en escasear en las redes de los pescadores.

Otras especies que resisten bien las temperaturas cálidas del mar proliferaron. El dorado, el pez vela y el pargo ahora son abundantes, pero los especialistas alertan que, si la tendencia al incremento de temperatura continúa, incluso esas especies migrarán.

¿Por qué se desplazan los peces?

Franklin Ormaza, investigador de la Facultad de Ingeniería y Ciencias del Mar de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), dice que los peces no mueren cuando la temperatura del mar se eleva.

“Ellos más bien buscan corrientes más frías, donde puedan subsistir con un menor gasto de energía, volviendo la pesca menos disponible”, explica Ormaza.

Esto ocurre especialmente con el atún, algunas variedades de dorado, sardina y otras de pez espada. Estas especies viven en corrientes con temperaturas de entre 24 y hasta 26 grados.

Ormaza explica que el primer impacto directo del calentamiento del mar es que se reduce la cantidad de oxígeno en el agua. Esto afecta los procesos metabólicos de las plantas marinas, el proceso de fotosíntesis se logra con más dificultad y la consecuencia son las aguas pobres en nutrientes.

La falta de alimento para los peces es la principal razón de la migración.

Las especies más resilientes en las temperaturas altas son el picudo, el dorado, el camarón, el chuhueco y los moluscos, por lo que los pescadores artesanales reportaron pesca abundante de estas variedades.

Franklin Ormaza investiga el fenómeno del Niño Cortesía ESPOL
Franklin Ormaza (izq.) investiga el fenómeno de El Niño. Foto: cortesía Espol

Autoridades analizan la muerte de aves marinas en cuatro provincias

Los técnicos del Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate) investigan la muerte inusual de aves en las playas de Esmeraldas, Guayas, Santa Elena y Manabí.

Esa Cartera informó que se trata de un “evento inusual” y que las principales especies afectadas son los pardales, cormoranes, piqueros peruanos y piqueros de patas azules. Todos en un estado de preocupación menor.

Según el Maate, las aves muertas fueron sometidas a varios análisis, incluyendo un estudio para determinar si se trató de gripe aviar. Pero este resultó negativo, por lo que las causas de la mortalidad siguen en investigación.

La entidad pidió la opinión de expertos de la Fundación Aves y Conservación, quienes apuntan como principal hipótesis el calentamiento del mar.

“La reducción de alimento y la migración de los peces, que son la principal fuente de comida de las aves, puede ser uno de los factores de las muertes inusuales”, informó el Maate.

Ormaza cree que las muertes no se deben a la falta de alimento sino a otro tipo de enfermedad. “Las muertes de las aves empezaron en diciembre, cuando más bien estábamos bajo la influencia del fenómeno de La Niña. Además, en las costas también hemos hallado lobos marinos muertos, pelícanos y gaviotas”, afirma.

Técnicos toman muestras de aves muertas en las costas ecuatorianas (2)
Técnicos toman muestras de aves muertas en las costas ecuatorianas. Foto: cortesía Maate

El Fenómeno de El Niño y la temperatura

Los factores que desatan el Fenómeno de El Niño aún están desacoplados; sin embargo, hay altas probabilidades de que ocurra en el último trimestre del año.

Ormaza explica que El Niño y el calentamiento superficial del mar que ahora se registra en el área 1+2 son eventos que no tienen relación.

El fenómeno de El Niño ocurre a 8 000 kilómetros del Ecuador, en un área conocida como 3.4, en el Pacífico Central Ecuatorial. Allí se miden algunos factores como el ONI y el ENOS, que hasta el momento no han sobrepasado los valores normales.

“Hay que ver qué ocurre este mes con la temperatura del mar. Considero que existen todos los factores para que el Fenómeno de El Niño se acople y de ser así, los efectos empezarían a sentirse en Ecuador, un mes después”, explica el académico.

En caso de que el Fenómeno de El Niño se desarrollara, la temperatura del mar podría incrementarse sobre los 28 grados.

“El incremento de solo un grado más en el mar sería trascendental, porque este ecosistema es sumamente sensible al cambio de temperatura”, dice Ormaza.

La Facultad de Ingeniería Marítima y Ciencias del Mar de la Espol estudia el fenómeno de El Niño desde hace casi seis décadas. Allí están en curso al menos una docena de investigaciones relacionadas con el fenómeno y sus efectos en la salud, la economía, la agricultura y otras áreas. 

Lee más de Youtopía Ecuador

Cuéntale a alguien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros temas en Youtopia