El águila harpía sobrevive en Ecuador pese a la deforestación y la cacería

El águila harpía sobrevive en Ecuador pese a la deforestación y la cacería
La mayoría de nidos encontrados se ubica en Sucumbíos, Pastaza, Orellana y Morona Santiago. Foto: cortesía Jorge Vera, Maate, Sucumbíos

Por Cristina Márquez

Un radar de monitoreo instalado en la espalda de Limoncochito, un águila harpía macho de unos 18 meses de edad, muestra cómo se movió por los parches de bosques lluviosos hasta dejar la Reserva Biológica de Limoncocha, en Sucumbíos, donde nació en junio del 2021.

El águila en edad juvenil se acerca peligrosamente a sitios poblados, pasa por carreteras, plantaciones de palma africana y llega hasta el borde de un río grande que no logra cruzar.

Los activistas del Programa de Conservación del Águila Arpía en Ecuador y del Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate), aspiran que Limoncochito, quien es monitoreado por ambas entidades con un kit de rastreo desde los seis meses de vida, logre llegar a un corredor biológico y así pueda volar hasta un área protegida grande donde podría establecerse. Si no logra llegar, sus esperanzas de vida serán menores.

El trayecto del vuelo de Limoncochito se dibuja en un mapa y muestra cómo la pérdida del hábitat pone en peligro la sobrevivencia de esa especie de ave rapaz, que está en estado de vulnerabilidad en el Ecuador mientras que en el resto del mundo está categorizada como casi amenazada.

Investigadores realizan monitoreos permanentes de las águilas harpías en su hábitat. Foto: cortesía Jorge Vera, Maate, Sucumbíos
En Ecuador la principal amenaza es la destrucción del hábitat natural del ave. Foto: Jorge Vera, Maate de Sucumbíos

Una especie representativa de la biodiversidad

El águila harpía es considerada como una especie bandera de la biodiversidad. Su presencia es un indicador del estado general del ecosistema.

Esta ave, que se diferencia de otras rapaces por su gran tamaño, se alimenta de mamíferos pequeños como monos, guatusas, perezosos. Cumple un rol regulador del equilibrio del ecosistema.

Los técnicos del Programa de Conservación del Águila han identificado hasta el momento 27 nidos activos en todo el país. La mayoría están en Sucumbíos, Pastaza, Orellana y Morona Santiago, se han hecho avistamientos en los parches de bosque lluvioso de Esmeraldas.

Los esfuerzos para proteger el águila tienen más aliados

El Maate monitorea a Limoncochito desde sus primeros días de vida. Una familia que vive en una comunidad de la Reserva Biológica Limoncocha que abarca 3 729 hectáreas, reportó a los guardaparques el avistamiento de la pareja de águilas anidando.

Limoncochito es una de las seis aves a las que se les instaló un monitor digital, pero es la única que aún tiene el aparato encendido. Las baterías de los otros cinco equipos, que tienen una vida útil de dos años, se terminaron.

“Los datos que obtenemos con los monitores son indispensables para nuestra investigación y para las acciones de protección que llevamos a cabo”, dice Muñiz.

Así se puede saber, por ejemplo, cuánto tiempo pasó el polluelo en el nido antes de independizarse. Se puede saber también sus rutinas de exploración, si ha cambiado su alimentación y otros detalles.

El dato más importante de su monitor es su trayectoria. Cuando en el mapa se observa que se acerca a zonas pobladas, el Programa de Protección coordina acciones con los funcionarios del Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate), para visitar las comunidades y para pedirle a los habitantes que no las cacen.

“Les explicamos la importancia de esta especie y les decimos que si hay algún ataque a un animal doméstico nos reporten para encontrar una solución, pero que no las maten”, dice Ruth.

Los técnicos del Maate también trabajan en la protección la especie. El 3 de diciembre pasado ellos recibieron una capacitación sobre trabajos verticales, eso implica aprender a escalar árboles de gran tamaño, instalar cámaras y plataformas, hacer capturas seguras.

Águila harpía en la Amazonía
El águila harpía es considerada como una especie bandera de la biodiversidad. Foto: cortesía de Humberto Castillo

Uniandes y National Geographic se suman al rescate

El rescate del águila harpía es la nueva meta de los estudiantes y docentes de la Universidad Regional Autónoma de los Andes (Uniandes). La entidad firmó, en enero de 2021, un convenio de cooperación con National Geographic para estudiar el hábitat natural del ave en tres provincias del Ecuador, el estado de la población e impulsar políticas de conservación.

Cada mes un grupo de estudiantes de la carrera de veterinaria viaja hasta el Centro de Rescate de Fauna Silvestre Yanacocha, en Puyo (Pastaza). Allí los alumnos reciben capacitación sobre la atención y el manejo de las aves rapaces.

El objetivo es completar un ciclo de instrucción previo al trabajo que los jóvenes harán en el campo. La academia contempla un amplio proyecto de investigación de las águilas, que se iniciará con un mapeo de las zonas en las que viven, los sitios donde se alimentan y donde anidan.

En la investigación los estudiantes y sus tutores determinarán la tasa de reproducción y otros indicadores que les permitirán conocer a detalle el estado de la población actual. Para lograrlo utilizarán equipos de telemetría y microcámaras.

Los resultados de esta investigación serán determinantes para impulsar políticas de conservación específicas para esa especie de ave.

“Para nosotros como academia es fundamental sumarnos con nuestro contingente al rescate de un ave emblemática de la biodiversidad del país”, dice Darwin Villamarín, coordinador de la carrera de Veterinaria.

Estudiantes de Uniandes en Yanacocha
Los estudiantes de Veterinaria de Uniandes se capacitan en el manejo y atención a las aves rapaces con la colaboración del Centro de Rescate de Vida Silvestre Yanacocha. Foto: cortesía de Uniandes

Read more